En el fútbol como en la vida

Habéis visto como agradecen los hijos los regalos de los padres?
Son efusivos, responden con un beso y un abrazo pegado a la sonrisa de sus labios.

En el fútbol es igual. En los equipo de infantiles el delantero responde a los éxitos, a ese gol marcado, con una sonrisa franca y un limpio agradecimiento a todo el equipo y de una forma muy especial al que le aportó el pase en forma de medio gol.

Luego pasan los años y la dureza del camino afloja el sentimiento, y perdemos ese hábito que mostrábamos con los padres por que parece ser que de ellos es su obligación y con los compañeros del equipo por el mismo sentimiento.

Recuerdo una historia que escuché y que me gusta relatar.

Cuentan los que le escucharon que una empresa contrató a un buen conocedor de las motivaciones humanas y a la vez gran movilizador de multitudes para mejorar el trabajo del equipo comercial en pleno. Cuando subió al estrado después de unos segundos en silencio comentó:

-          Cuando en una presentación de productos o servicios soliciten algo a un cliente o proveedor, deben decirle “por favor”, y si finalmente reciben lo pedido, digan “muchas gracias”.

Saludó y se marchó. De inmediato se escucharon murmullos y alguien entre la gente le recriminó:
-          Y ese discurso vale los cien mil euros que le pagan?

El presentador subió de nuevo al escenario y comentó:

-          Yo no cobro por lo que les digo, cobro por hacer que Uds. dupliquen los resultados de sus ventas.


Feliz finde a todos.
A disfrutar!


Sin Comentarios.

Deja tu Comentario