Pon un Plan en tu vida


Cuando deseamos algo con fuerza preparamos con todo detalle cuanto vamos a realizar, como lo vamos a hacer y en que momento, de tal manera que nuestros compañeros de viaje en el proyecto son el que, como, cuando, donde y el por qué.
Curiosamente en los preparativos de lo más importante que tenemos que es la vida que necesitarían un esfuerzo similar, restando importancia a las decisiones que son más necesarias y trascendentes, nos abandonamos.

Todos podemos preguntar a las personas que nos rodean hacia donde dirigen sus pasos, cual es el camino que tienen aventurado seguir y certificaremos que casi nadie nos da una respuesta que tenga detrás un esfuerzo de meditación y programación propio. Simplemente se abandonan renunciando al rumbo de su vida en un cómodo dejarse llevar por la corriente.

Pienso que en la vida hay dos momentos estelares, el del nacimiento y el que determinas si vas a trabajar para ti o quieres seguir el camino de otros. En la toma de esa decisión fundamental, sea cuando sea la que decidas tomar, así como en todas las demás decisiones vitales que se van siguiendo, no permitas que nadie las tome por ti, ni tus padres, compañera o compañero, o quién quiera que esté a tu lado.

Organiza tu vida alrededor de objetivos claros y meditados, planifica los esfuerzos necesarios para conseguirlo, en que momento lo vas a realizar y donde, y que es lo que esperas conseguir con ello. No hay que olvidar que todos estos enfoques van a permitir que tengamos una dirección definida y que nuestra vida no esté marcada por las decisiones ajenas.

Una vez conseguida una meta ten preparada la siguiente a sí conseguirás ser el que deseas ser o lo más cerca.

Si el tren no llega a tiempo que no sea por no haberte subido a él.

A disfrutar!

Sin Comentarios.

Deja tu Comentario