Predisposición

bici

Dos personas en plena selva se vieron sorprendidos por un tigre. Uno de ellos abrió rápidamente la mochila y se puso a sustituir por unas tenis las pesadas botas que llevaba. Al decirle su compañero, “Que ingenuo eres, si te va a pillar igual”, este le contestó, “No, si te coge a ti primero”. Fuera de bromas, a veces la predisposición nos conduce a desvíos de la atención que nos pueden causar serios problemas. Por ejemplo, cuando nos ponemos al volante de un coche, solo miramos al coche que tenemos delante, como mucho a los lados y al de atrás. Las motos o las bicis no las vemos, no están en nuestra presunción. Los coches van pendientes de los demás coches y a menudo se olvidan de que hay motos o bicis y luego se sorprenden. Igual que con la predisposición sucede con los prejuicios o los estereotipos. En la Universidad de Carolina del Norte se le pidió a un grupo de personas que manipularan objetos con formas de arma, como puede ser un secador de pelo e incluso una pistola, mientras eran observados. Descubrieron que los estadounidenses asociaban las pistolas más con los negros y que con los blancos asociaban más las herramientas. En 1999 un joven africano fue acribillado en NY, quizás lo recuerdes, al llevarse las manos al bolsillo de los pantalones cuado la policía le dio el alto. En Guinea su país natal es práctica habitual sacar de forma automática la documentación cuando se te aproxima un policía. Sobre el pobre cayó una colección de más de cuarenta proyectiles (gatillos flojos), de los que más de una docena impactaron en su cuerpo. Ah! Los que dispararon fueron absueltos a decir que “vieron” una pistola. Creo que ya escribí en un post sobre ese partido de baloncesto en el que se le pidió a algunas personas que contaran los pases que daba cada equipo. Durante el partido se paseó varias veces un hombre disfrazado de gorila pero muchos de los que sumaban los pases nunca llegaron a ver semejante disparate. Desde hace ya muchos años en anuncios de televisión de toda Europa se conciencia a los conductores de los coches de la existencia de motos y bicis para que exista al menos la predisposición para verles y sobre todo para respetarse mutuamente. Solo si contamos con el otro podremos “verle” como igual. Espero que en nuestras ciudades avancemos en la conciencia de que los “moteros” y los ciclistas también ocupan lugar. A disfrutar!

Sin Comentarios.

Deja tu Comentario