Se aquel que empieza las cosas

Innovación_rapida

En cualquier actividad humana, en cualquier sector de la economía, dentro de las empresas, ya sean grandes o pequeñas, hay muchísima gente capacitada e inteligente que está suficientemente preparada y que sabe exactamente qué hay que hacer.

Casi todos nosotros tenemos un espíritu interior que nos empuja a mejorar y ese demonio nos repite dentro de nuestra cabeza con insistencia ante situaciones ya conocidas «Y si…?». Pero muy posiblemente por la inercia aprendida o por dudas que nos acucian, esa voz se va apagando, básicamente desesperada por nuestra indolencia para intentarlo y pasar a la acción”.

La inercia de la innovación existe, lo que escasea son las personas dispuestas a ponerla en marcha, a dar el salto, a romper moldes y empezar. Por lo que parece, a muchos de nosotros se nos ha olvidado cómo hacerlo.

Robert E. Litan, afiliado a la Institución Brookings desde el año 1984 al 2012, y ahora director de investigación de Bloomberg, señala que casi todo el crecimiento de una empresa se produce durante los cinco primeros años desde su fundación.

Es esto cierto, las empresas envejecen a partir de esa fecha?

Al principio nadie está seguro de lo que se tiene que hacer con seguridad. Las mentes fluyen de una forma permanente. No es un trabajo; es una pasión, una misión, un fluir constante, un experimento.

El personal parece desorientado, confundido pero todos trabajan como locos para intentar sobrevivir. Luego una iniciativa empieza a funcionar, y en esos momentos surge el grave peligro de que el espíritu emprendedor pueda volverse conservador y la empresa desarrolla una habilidad especial en el uso de las anteojeras. Contrata a gente en esa dirección pero ya solo luchando para mantenerse en la brecha y este periodo de tiempo se instaura hasta que crece lo suficiente para poder relajarse. Y entonces se detiene definitivamente.

Pues si, parece tener sentido. En cuanto la empresa alcanza el éxito llega la estabilidad y dedica todo su tiempo a sustituir a los trabajadores con la intención de mejorar el empuje, pero ya no inventa nuevos puestos de trabajo.

A los ordenadores les gustan las comparaciones exactas, los árboles de decisiones y el «on» o el «off», no les gustan los quizá.

“Las empresas que crecen después del quinto año lo consiguen porque se han mantenido en la disciplina de seguir probando”.

Ya lo se, es fatigoso y nos gusta vernos en la fase del descanso del guerrero. Yo sólo te estoy a animando a empezar constantemente. A menudo. Siempre. A ser aquel que empieza cosas.

A disfrutar!

9 Comentarios

Carlos dijo:16 ene. 2014

Me gusta tu post! Felicidades.
Personalmente pienso que la clave es interiorizar la pasión por “el cambio” en nosotros y verlo como una fuente inagotable de nuevas oportunidades en lugar simplemente de una reacción ante problemas.
Gracias

Responder a este Comentario
Ramon J Hernandez dijo:16 ene. 2014

Estás en lo cierto Carlos.
“En esta compañía aprovechamos al máximo los recursos”, nos dicen y lo que realmente de forma vaga nos están transmitiendo es que: “No podemos hacer más porque…” o “Lo que hacemos es suficientemente bueno…”.
La cultura de la innovación ha de ser perdurable y no una estrategia más, si no un Meta.

Un saludo ya disfrutar!

Responder a este Comentario
Jos dijo:16 ene. 2014

Y esa “pasión” es la que nos debe de mover siempre. Estamos o nos tienen demasiado encorsetados. Creo que es por falta de preparación e inseguridad, tanto propia como ajena. Sonamos como una banda de pueblo con perdón. Muchas veces sin mucha preparación pero muy dirigidos y controlados, de hecho es fácil cambiar los “peones”. Yo prefiero escuchar un cuarteto de buenos músicos de jazz que son capaces de improvisar y surgir la belleza no programada.
Precioso artículo Ramón, toca una de las fibras sensibles. Muy acertado.
Felicidades de nuevo. Un abrazo. Jos.

Responder a este Comentario
    Ramon J Hernandez dijo:16 ene. 2014

    Lo que la gente no sabe es que JOS además de un gran pintor y un gran innovador es mi querido primo. Jej., por eso ese desmedido gracejo a la hora de calificar la entrada del blog.

    De todas formas, que coño, sea bienvenido el comentario, aunque pueda exagerar al final!

    A disfrutar!

    Responder a este Comentario
Paulina Calderón V. dijo:16 ene. 2014

Muy cierto. Creo que la innovación es un síntoma de estar dispuestos a ser conscientes de lo que hacemos, ya sea como empresa o como individuos, estar presentes en lo que hacemos es lo que hace la diferencia. Resistirse a entrar en la inercia de hacer por hacer, porque así se ha hecho desde siempre, es la mejor opción para mantenerse vivo.

Responder a este Comentario
JulioJULIO dijo:17 ene. 2014

Existe bastante razón en lo dice, deberíamos de insistir mas en esa buena filosofía para salir o seguir adelante.
Gracias por recordar humanamente lo que deberíamos hacer.
Un saludo a todos.

Responder a este Comentario

Deja tu Comentario