El colapso es evitable

El colapso es evitable

El colapso es evitable

Acaba de ser publicado en Octaedro un libro claro y concluyente sobre La transición energética del siglo XXI titulado “El colapso es evitable” de Ramón Sans Rovira y Elisa Pulla Escobar, que trata con mucho rigor el tema de nuestro futuro en el planeta analizándolo bajo la dimensión humana de consumidores de energía.

Podrás cuando lo leas coincidir en todo o en parte de su contenido, pero lo que si habrá conseguido su lectura es poner en claro algunos enredos o disimulos con los que esta sociedad está enmascarando nuestro futuro energético y el de nuestros hijos y nietos.

En consecuencia, dado que la extracción de los combustibles fósiles y del uranio están ya si lo representamos en una la Campaña de Gauss en la fase de declive, y que esta pendiente conduce indefectiblemente a la desaparición de los mismos mucho antes del fin de siglo, no es si no una obligación el que transformemos de forma radical nuestras líneas de producción pues todos los datos de cálculo y científicos apuntan a que no hay soluciones de última hora en el sector, ni posibilidad de sacar futuros ases de la manga.

Si todo indica que los medios para conseguir la energía necesaria con el objeto de mantener el tren de consumo durante el presente siglo han de cambiar radicalmente, si lo que se pretende es evitar el colapso de nuestro modo de vida actual y retroceder a los niveles de principios del siglo XIX, a que esperamos para poner soluciones?

Si la fisión nuclear es costosísima y su producción y puesta a punto para aportar la energía necesaria se encuentra aún hoy en pañales; si el fracking es solo un parche de incalculables problemas para en medio ambiente y de escasa rentabilidad; y si en el horizonte no se llega ni siquiera a entrever otro tipo de soluciones, cual es la causa de que no pongamos en marcha la mejor opción que tenemos, una propuesta ya testada y confirmada como eficiente y limpia como es la de las Energías Renovables?

Ya sabemos que existen todo tipo de intereses económicos instalados en el sector energético que administran la información y retrasan el desarrollo y puesta en marcha de estas alternativas, haciendo una defensa a ultranza de sus propuestas energéticas y poniendo trabas al desarrollo del modelo de renovables que viene a sustituir a las nucleares y los combustibles fósiles pues ello produce pingues beneficios. No hay que olvidar que la revista Fortune nos informa de que de las 10 mayores empresas del mundo 8 son del sector energético.

La solución está en nuestras manos. Defendamos y reclamemos un modelo energético más justo, repartido y equitativo. Un modelo que no conduzca al caos térmico que se aproxima si seguimos avanzando por este camino que hoy dictan nuestras normas y leyes. La solución está en nuestras manos, repito, pues la escasez de fuentes de las energía hasta ahora tradicionales está acercándose a gran velocidad y con la escasez de recursos todos sabemos lo que se caldea el ambiente.

No podemos dejarnos seducir por soluciones que nunca llegarán teniendo la respuesta delante de nuestros ojos esperando nuestra reacción.

Amig@s, como siempre, a disfrutar!

Ah! y si te ha gustado puedes pulsar en el corazón de abajo a la derecha, leer el libro y compartirlo por qué no en tus redes sociales. Es muy probable que todos nos beneficiemos de ello.;-)

2 Comentarios

Ramon Sans dijo:18 sep. 2014

Muchas gracias Romón por la reseña, es entre todos que haremos la Transición energética !!

Responder a este Comentario

Deja tu Comentario