Banquisa de hielos

hielosUn estudio internacional reciente publicado en la revista Nature en el que han participado un número importante de científicos de una docena de países de todo el Mundo confirma de forma categórica que, “el ritmo de calentamiento actual de la atmósfera y los océanos es resultado directo de la intervención humana”.

No es ningún secreto que el clima de nuestro planeta cambia de forma cíclica, en un fenómeno que hemos dado en llamar como ‘variabilidad natural del clima’. Pero, después de los numerosos estudios  científicos en el que incluimos este último esto ya no es un argumento, al que los críticos del llamado cambio climático se han aferrado, que permita negar que el hombre es el principal causante del calentamiento global actual.

La investigación realizada se basa en múltiples y complejos datos que fueron recogidos durante la expedición de “Integrated Ocean Drilling Program (IODP)” que realiza el análisis de sedimentos marinos que fueron transportados por icebergs hace entre 2,2 y 4,3 millones de años.

El aumento de la temperatura global lo causaron dos aspectos: los ciclos orbitales (cambios en la órbita terrestre) y la emisión a la atmósfera de dióxido de carbono. Hace 2,5 millones de años, los niveles de CO2 eran similares a los actuales y el deshielo del casquete oriental antártico eran de origen natural, es decir, causados por la erosión o las erupciones volcánicas. Además los períodos orbitales pueden hacer que haya diferentes épocas en los que la Tierra reciba más o menos energía, y eso es lo que se traduce en los llamados ciclos glaciares e interglaciares que se producen cada diferentes decenas de miles de años. Pero esta variabilidad natural del clima tiene una energía que podemos considerar menor en comparación con la que se está produciendo en la actualidad con los gases de efecto invernadero y la diferencia fundamental es que ahora el calentamiento se produce en unas tasas mucho más elevadas que hace 2,5 millones de años.

Si analizamos los ciclos orbitales, ahora nos corresponde una era en la que deberíamos estar terminando una época cálida, es decir interglaciar, y empezaríamos a enfrentar una época fría, es decir glaciar. Pero el hombre ahora interviene en la génesis del sistema climático y lo modifica con los combustibles fósiles y su intervención desequilibrante es este complejo sistema, al igual que en otro tiempo lo hicieron los numerosos fenómenos volcánicos, de modo que si la tendencia actual continúa puede que nos alejemos del ciclo a esa época glaciar que nos correspondería tener en miles de años si estuviéramos acompañando la variabilidad natural del sistema de ciclos.

En el contexto actual, lo que más preocupa a los científicos es el efecto inmediato del calentamiento global sobre la banquisa de hielos. La banquisa es agua de mar helada que forma un escudo protector alrededor de los casquetes polares. Es como un parapeto natural que, cuando se pierde por el aumento de la temperatura, hace que el retroceso de los glaciares sea mucho más acelerado, y que como consecuencia de ello el nivel del mar aumente en decenas de metros.

Lo que los científicos han descubierto con este estudio es que hace unos cuatro millones de años, cuando la banquisa en la Antártida se vio fuertemente reducida por los fenómenos volcánicos ya atmosféricos y se fundió la superficie de los casquetes de hielo, el nivel del mar aumentó decenas de metros.

El peligro real es que las tasas de cambio actuales son mucho más rápidas que las que se producirían por causas naturales, el influjo es menos asumible por el medio natural y además están relacionadas con el desarrollo industrial del hombre que parece no tener fin.

Amig@s, como siempre, a disfrutar! Que no es incompatible el trabajar duro con divertirse.

Ah! y si te ha gustado puedes pulsar en el corazón de abajo a la derecha, y compartir, por qué no, el post en tus redes sociales. ;-)

Sin Comentarios.

Deja tu Comentario