Pensamiento realista

Logo-con_permiso-DEFINITIVO

A mis sesenta y un años aún me considero una persona optimista por Naturaleza, sin embargo y aunque no tenga marcado en mis genes un gran deseo de llegar a ser un prensador realista, creo firmemente que es preciso cultivar esa capacidad pues solamente ya detenerse a reconocer y  considerar las consecuencias de lo que hacemos puede ayudarnos planificarlas y el no haberlo hecho me ha traído más de un grave problema.

Una vez leí una cita de Max DePree que decía: “La primera responsabilidad de un líder es definir la realidad”. Ser realista en cualquier situación en la que has de tomar un decisión es intentar ver la diferencia entre lo que deseamos y lo que es, y su efecto, al menos para los optimistas, es muy positivo ya que nos enfrenta a la al objetivo de forma más reflexiva y equilibrada.

Ser reflexivo:

  1. Además de reducir el riesgo, nos aporta un suplemento de seguridad, ya que después de haber visionado también lo peor de lo que pueda suceder, nos permite crear planes de contingencia y de esta mera avanzar deforma más segura y confiada.
  2. Es el complemento de la creatividad que desarrollamos. Después de un proceso creativo abierto y libre en pensamiento realista nos deja caer en lo concreto y nos acerca a una mejor forma de manejar un posible fracaso.
  3. Nos incita a hacernos preguntas antes de poner en marcha lo que visionamos.
  4. Ser positivo tiene grandes ventajas pues ayuda a poner todas las esperanzas posibles sobre lo que hacemos pero en contrapartida hay que tener en cuenta que la esperanza no es una estrategia útil.

No importa lo interesantes y sensatos que puedan parecer nuestros pensamientos si luego consideramos  a toro pasado que estaban realizados sobre datos erróneos y no con poca frecuencia se produce el fenómeno de elaborar ideas con una mala información.

La clave probablemente está en encajar los recursos con los objetivos. Visualizar los pros y los contras de todos los escenarios posibles para alejar cualquier distancia entre lo que es nuestro deseo y lo que realmente es.

Y aunque no estoy descubriendo nada a nadie, creo que es bueno recordar que no hay nada como tomarse todo el tiempo necesario para hacerlo.

Amig@, a disfrutar! Que no es incompatible la reflexión con divertirse.

Ah! y si te ha gustado puedes pulsar en el corazón de abajo a la derecha, y compartir, por qué no, el post en tus redes sociales. ;-)

Sin Comentarios.

Deja tu Comentario