Desconsideración hacia la fotografía

Hoy os quiero presentar a Luis Labarga, un gran periodista que se incorpora a nuestro blog, ahora especializado en Arte y Cultura

Su próximo post Luís lo inscribirá ya como colaborador del blog. Bienvenido, amigo!

jodhpur_india

fotografía: rjh

A diferencia de lo que ocurre en otras artes de códigos más complejos, en la fotografía da la sensación de que todos podemos opinar como expertos o semi-expertos. ¿Quién no ha tomado una foto alguna vez, con pretensiones artísticas, llegando incluso a sorprenderse por la calidad del resultado? Y así, como si nada, sucedió que, sobre todo a principios de este siglo (hay que reconocer que el fenómeno discurre a la baja) las galerías se llenaron de una fotografía amateur que devaluaba las imágenes que los profesionales habían obtenido con años de experiencia, sensibilidad y medios más sofisticados. Y esto llevó, en mi opinión, a que la fotografía siga hoy en día sin tener la completa y absoluta consideración de “arte” (basta observar como la gran Cristina García Rodero aún tiene que aclararlo en algunas entrevistas de estos últimos años).

Las razones de esta falta de consideración por parte de buena parte del público y de algunos sectores del mundo artístico son múltiples y variadas, y resulta imposible mencionarlas en un post. Sin embargo, sí quiero lanzar dos argumentos que, por supuesto desde mi humilde punto de vista, podrían explicar que no termine de consolidarse la idea de que la fotografía es Arte.

  • El desconocimiento de los códigos fotográficos, que incita a creer que la instantánea de una puesta de sol o una foto repleta de capas y efectos visuales tienen un valor estético incalculable de por sí, sin atender ni a la técnica ni los matices, ni al lenguaje fotográfico ni a al sentido de la imagen. En este sentido, es curioso comprobar cómo el cine siempre ha sabido defender sus códigos frente a la fotografía, siendo en el fondo su prolongación natural. Asimismo, como ya apuntó Walter Benjamin, gracias a las posibilidades de la multiplicación seriada, el precio de la fotografía es asequible para nuestras sociedades consumistas y eso a veces no ayuda a su valoración. Que los precios sean asequibles, que en sí mismo es algo magnífico, no se ha sabido interpretar adecuadamente. Y si a esto le sumamos la idea generalizada de que se trata de una disciplina “realista”, cercana a todo el mundo, la confusión ya es total.
  • La (otra vez) mala interpretación de las tesis de una generación de artistas que, sin duda alguna, hicieron una labor incuestionable de impulso para la fotografía. Hablo de los dadaístas y de los surrealistas. Es sabido que Duchamp afirmó que cualquier obra humana era artística de algún modo u otro, sin que fuera necesario dominar un oficio o producir objetos bellos. Su famoso urinario, o el botellero, recuerdan al trabajo fotográfico a la hora de salir al encuentro de una realidad cotidiana para darle un nuevo sentido.

Pero así como la vanguardia fotográfica americana sí comprendió esta idea (los temas y objetos más simples se mostraban con una exquisita belleza formal gracias a una nueva mirada del medio, como por ejemplo las famosas nubes de Stieglitz o, por contraste, la oda que el arte pop de los 60 realiza a la foto de los grandes medios de masas), en la sociedad (y sobre todo en el mercado) caló la noción de que la fotografía era un tipo de arte menor en lo técnico y en lo conceptual, volcado en el uso más o menos correcto de la cámara y en el consumo indiscriminado de imágenes. La fotografía se plegaba, así, a los intereses comerciales frente a los valores contemplativos que se atribuyen a cualquier otro tipo de obra de arte.

Así que, aunque es cierto que en la actualidad el concepto comercial y amateur de la fotografía ha perdido el fuelle y el impacto que tuvo en los primeros años de este siglo (entre otras cosas, por la saturación), se hace necesaria una reflexión sobre este arte y, muy probablemente, sería importante defender una mejor formación en las universidades.

Este espacio es para polemizar, por lo que no os cortéis si hay algo que comentar.

Saludos y a disfrutar!

 

 

2 Comentarios

Luis Labarga dijo:06 oct. 2016

Un placer colaborar (y polemizar un poco) en este blog.

Responder a este Comentario

Deja tu Comentario